16/12/06

En el hotel no anda la conexión asi que me voy al bar. Con gran dificultad (hay un partido de futbol y luego la música está muy fuerte) diurante las horas que dura la batería charlo con Pablo, y lárgamente con Adriana. Para escuchar, me abrazo a la compu, la pongo en mi regazo (lap, en inglés, por algo se llama laptop) y la gente me mira divertida. Es que esta facilidad técnica es nueva y sorprendente en un pueblo del Mediterraneo, donde el farniente se expresa en el vicio de besarse tres veces (hay que tener tiempo, eh?). Pablo y Adriana saludan a los vecinos de mesa y al pelado dueño del bar (sí, acá también los dueños del bar son pelados).