18/12/06

El otro día salí de la editorial a las 1930. Es que cuando a las 2 o 3 siento que ya terminé con todo, es de mañana en BUE, y empieo a recibir mails, a encontrarlos en MSNm en Skype, y me entretengo. Tengo tantas cosas atrasadas, además… Orden, mails, escrituras. Cuestión que son las 1930 y cuando abro la puerta me doy cuenta que ya no hay nadies. Todos se fueron. Han apagado la luz. Como conté antes, Actes-Sud (www.actes-sud.fr) ha tenido un enorme desarroll económico en los últimos años, aha ido adquiriendo propiedades contiguas, contruyendo oficinas sobre los techos y patios de los vecinos, contruyendo un implicado labertinto de oficinas y pasillos, corredor trás corredor… Para ir a la oficina de Droits Jeunesse hay q pasar por el Sevice Editoriale de Egiptiologí, y por dos oficinas más que no se qué son, o se puede elegir otro camino (recién ahora me doy cuenta) y atravesar un pasillo y dos oficinas de diseño. A ver, muchas odicinas tienen dos puertas. Hay que atravesar ambas para ir a otra, para ir a otra y asi. No se dice “Abrete sésamo“, se dice “Bonjour“ y un eco dice “Bonjour“, con la misma sonrisa plástica con que un vendedor de drugstore yanky te diría “haveaniceday“.
Cuestión que no había luz y no sabía como salir. Asi que le saqué las pilas al grabador, le puse una a la linternita del llavero donde guardo la llave de la valija y que por suerte (qué chico previsor!) tenía en la mochila. Y me fui, redescubriendo pasillos. Bueno, nada, que fue una imagen divertida y quería contarles…