9/2/11

Gajes del oficio

¿Han jugado alguna vez a los Seis grados de separación, la teoría de a propuesta en 1930 por el escritor húngaro Frigyes Karinthy por la cual todos en este mundo estamos conectados por una cadena que tiene como máximo seis eslabones, incluyéndonos?

Anoche estuve a un sólo paso de cenar con un jerarca nazi.



Pero de todo eso me enteré después, cuando googlé a Meike y me enteré que luego de haber recibido el Oscar y toda clase de reconocimientos gracias a su encarnación de Hans Landa en "Bastardos sin gloria" de Quentin Tarantino, Christoph Waltz se embarca en su primer proyecto cinematográfico como director y había confirmado que dirigirá una comedia romántica en Alemania, la cual estará basada en un guión en el que él mismo ha trabajado y que llevará por título Auf Und Davon (Up and Away), inspirada en la novela homónima de Meike Winnemuth y Peter Praschl.

Todo comenzó cuando el año pasado recibí un mail de @franalverja

Guido: está acá en Buenos Aires, Martina Wember, ella es de Berlín y ganó el concurso CODE del año pasado y está de vista ahora acá (por segunda vez ya, en abril había venido a hacer un intercambio a Buenos Aires al CMD como parte del premio por ganar ese concurso) .
Ella es diseñadora e ilustradora y hace unos libros muy lindos. El último que editó es acerca de su viaje anterior a Baires y son ilustraciones que narran las diferencias y relaciones entre Buenos Aires y Berlin. 
Bueno, en fin. Está buscando un editor en Buenos Aires para ese libro. ¿te parece que te la pueda poner en contacto y ves qué te parece? No sé y si no, la verdad es que es una mina muy copada y es un contacto interesante en el mundo del diseño de Berlin que por ahí te puede servir.
Bueno, espero tu respuesta.
Ella está acá hasta el 2.


La verdad es que acababa de llegar de Frankfurt y una reunión de la Alianza en París, y esos dos días en los que Martina quería entrevistarme estaba a full.

Pero también, ocurre que siempre preferí recibir los libros que me enviaban los candidatos a autores en privado. No solo por lo que significa encontrar un espacio en la agenda y entrevistar a alguien, porque esa media hora, esos cuarenta y cinco munutos de cualquier manera estaba dispuesto a entregarle a los proyectos que me enviaban. Es que cuando los editores le dan ese espacio a los autores, ellos los llenan de verborragia, cubriendo con ansiedad y palabras aquello que no está en la carpeta que someten a tu consideración. Si en cambio, les solicitás que te envien una carpeta, pre-editada, preparada, eventualmente con una sinopsis del texto o una selección de imágenes, los obligás a ponerse a trabajar y el resultado es un dispositivo comunicacional más económico y efectivo para las dos partes. Estoy convencido que es una instancia beneficiosa para el autor, aún cuando finalmente al editor no le interese la obra o decida no incluirla en su catálogo.

Antiguamente un autor debía manuscribir su original, o tipearlo con el sudor de sus yemas. Eso garantizaba una decición conciente de que ese original del que se desprendía iría a parar al escritorio seleccionado con premeditación.
Luego vinieron los procesadores de palabra, después las PC con printers de matriz de puntos, luego las chorro de tinta, las fotocopiadoras, y ahora las laser jets hogareñas. Todo ello conspira contra las arquitecturas de las editoriales. ¿Dónde acumular tantos originales anillados? ¿Y quién los lee antes de guardarlos, o devolverlos o triturarlos?

Y ahora que te envián directamente PDF para que leas en el iPad!

Los que vienen undisclosed ni los leo!
Los que evidentemente no conocen tu catálogo y te envían géneros inapropiados para tu búsqueda no merecen ni una respuesta!
Pero la realidad es que la lectoría esta cada vez más complicada y uno no puede darse el lujo de no leer lo que hay en la calle si se pretende un editor de vanguardias...

Bueno, por los motivos que fueran, no atendí a Martina en aqueella oportunidad, ni pude considerar su proyecto.

Hasta que la semana pasada recibí este mail:

De: Meike Winnemuth
Fecha: 6 de febrero de 2011 13:14:40 GMT-03:00
Para: gi@lamarcaeditora.com
Asunto: Invitation to a dinner

Dear Guido Indij,

forgive me for writing in English, my Spanish is virtually non-existent. I am a German journalist currently travelling the world on a sabbatical year made possible by winning quite a bit of money on the German version of "Who wants to be a millionaire" (see here, a stroke of sheer luck: http://www.abendblatt.de/hamburg/article1661003/Hamburgerin-gewinnt-bei-Jauch-Angepumpt-hat-mich-noch-keiner.html). This year I will spend one month each in a city I always wanted to visit. Buenos Aires is my second destination after living one month in Sydney.



I am writing two columns about this trip. One is for German food magazine Der Feinschmecker. The brief is to find three restaurants (or shall we say: food experiences) typical for each city and write a monthly column about it. I would very much like to invite you to join me for dinner or lunch in your favourite restaurant – or one you would consider to be quintessentially Buenos Aires.

The reason I am asking you has to do with the second column I am writing for Sueddeutsche Zeitung Magazin, the weekly colour supplement of Germany's biggest newspaper. All year I will go on errands for the readers of SZ Magazin, they can e-mail me assignments, jobs they want me to do in the cities (i.e. find a former lover, check out a specific building), and I will write about my trials. One such job was sent to me by a graphic artist from Berlin, Martina Wember, who spent four weeks in Buenos Aires last year – the first prize in a graphics competition which she won. She came back in October for a design festival in the Centro Metropolitana de Diseño to present the project she worked on during her time here, a book about the similarities between Buenos Aires and Berlin. Her assignment for me: Please try to show this book to Guido Indij.

Crazy story, right? Would you still be willing to have a meal with me? All expenses paid by the Feinschmecker, of course, so don't hesitate to choose something fancy. I would love to meet you, having enjoyed The Book of Books so very much. I owe you many great discoveries of book shops in this fantastic city.

Please let me know if you are up to it. I will be in Buenos Aires till Feb 28.

Kind regards, Meike Winnemuth

Meike Winnemuth
Redakteur

Magazin Verlagsgesellschaft Süddeutsche Zeitung mbH
SZ-Magazin Redaktion
Hultschiner Strasse 8
D-81677 München


Insólito, ¿no?

--------------------------------------------------------------------------

Accedí a cenar con esta )medio-millonaria desconocida. Si Martina se las había ingeniado para pagarme una comida en el restaurante que yo eligiera sin tapujos, bien merecía que considere su libro.

La invité a Meike a que pasara por casa, para tomarnos una copa antes de salir.
1 medida de Tequila reposado, 1 medida de Sangrita Viuda de Sánchez y dos medidas de refresco de toronja. Refresco de toronja que supongo que es como una fanta pomelo no había asi que le puse jugo de naranja natural. Bien! Llamamos un taxi y salimos medio en pedo para el restaurante del chantapúfete de Mallman en La Boca. Porque somos gente responsable y cuando bebemos no sacamos el auto del garage.



Comimos salvajemente. La carne no se digiere bien a la noche, es sabido, pero ¿quién puede negarse a un ojo de bife y un cordero cocido durante siete horas en salsa de vino?




Sin embargo, la comida no fue ni por las tapas tan buena como la charla. Estoy agradecido a mi profesión por permitirme conocer personajes como Meike. Aunque Mallman le haya sacudido, con siete fuegos, 500 dólares a la revista para la que Meike hará su informe. Ningún vino bajaba de $500... y algunos rozaban los $4.000 una locura! Saludos a Angéliza Zapata desde La Boca del Riachuelo.

El menú fijo es de $410, pero si querés la entrada con jabubo tenés que estar dispuesto a garpetear $180 pesos más. Hagan cuentas. Sacado, ¿no?

La próxima vez la invito yo a
El obrero
El oviedo
Pierino
Lalo
http://www.losinmortales.net/
http://www.museoevita.org/
al VIPS o Parrillón de la Alameda Sur
o a un asado en lo de Costi, la ultimate homey experience

La semana pasada Meike había cenado un canguro. Parece que con ello había horrorizado a los lectores de su blog TIene una explicación ecológica. Parec eque los canguros comen todo el verde de las praderas y después emiten tanto metano que en nada ayudan al ozono aussie. No se qué dirá Angus Young al respecto, pero no veo porque el público deba horrorizarse más por la ingesta de cute animals como el canguro, el conejo o el caballo, que por otros como la vaca, el cerdo o el atún.

Meike es, aunque ella no se presente asi, una performera. Durante el 2010 usó solo un vestido azul. Los 365 días del año (tenía dos iguales, de repuesto)



Durante el 2009, todos los días regaló algo. Contó que una persona conserva un promedio de 10.000 bienes materiales. Que si uno se deshace, si comparte algo, realiza una acción gratuita, sin esperar recompensa, mejora el mundo y ni se da cuenta de la "pérdida". Contó muchas historias humanamente bellas vinculadas a esta acción.

Fue una cena muy agradable.



Me motivó a contarle sobre las experiencias de sueltas de libro que hicimos en 2010. Se copó y no me extrañaría que nos de una mano desde Alemania, ahora que estamos trabajando en la internacionalización del proyecto.

Como esta estudiando castellano y tenía tarea pendiente, no la hicimos larga. Pero al rato se tomò un tiempito para enviar un cálido mensajito:


Thanks for a lovely evening, Guido. It was a joy meeting the two of you. I did my homework, now off to bed (yawn).


--------------------------------------------------------------------------

Ambos hicimos trampa.
No era un libro el que me traía, eran tres.



Asi que, pecata minuta, tambié fuimos tres en la mesa. Gozamos de la compañía de la siempre encantadora Constanza Brunet, la editora del año



Ahora, supongo que mi parte consiste en hacerle a Martina una devolución antes de irme a dormir, la cual se me ocurre que puede ser pública, como ha sido su estrategia para hacerme llegar su libro.
Te agradecería Meike si puedes hacerle llegar el link a esta entrada de mi blog.


Estimada Martina,
gracias por hacerme llegar tus libros de tan simnpática manera.
Los tres tienen el mismo formato. Son cuadernos muy personales.
He apreciado tu sensibilidad por mi ciudad. En poco tiempo pudiste aprehenderla y captar varios de sus aspectos escenciales a través de tu mirada gráfica.
La verdad es que es un proyecto muy simpático.
Pero como editor no puedo evitar (por el contradio, debo hacerlo) preguntarme cuál es tu público objetivo o potencial.

Imagino el conjunto de gente que ame ambas ciudades.
Lo intercepto en una apurada teoría de conjuntos con otros grupos. El de quienes aman la gráfica, y los que gustan del dibujo, y los coleccionistas de libros de artista y aquellos a los que les guste tu trabajo en particular, y aquellos que visiten algunas de las librerías que forman nuestra red de distribución, y que además no se distraigan con otros y logren dar con este libro, y tengan quince euros en el bolsillo, y no esten muy cargados, porque si como Meike estan a punto de salir a Mumbai, San Francisco, Riga, Londres, Tokyo, Shangai y La Habana, quizás les resulte muy pesado. Esta teoría me lleva a calcular que puedo vender 1 o 2 o 3 ejemplares. Pero si quiero seguir en este negocio de los libros de arte en papel debo aspirar a vender 1, 2, o 3.000 ejemplares!

Se me ocurren dos cosas. Tu librito es lindo, cuidado, inteligente, sobre todo sensible.¿Por qué no imprimís 10 o 25 ejemplares como el dummie que me enviaste, los numerás, firmás y vendés a través de tu propia red, tu site, y la promoción que puedas obtener a través de la columna de Meike en su informe de Buenos Aires? Recomiendo el libro!
Por otro lado, ¿quieres pensar en un serie más amplia de dibujos sobre aspectos (alla Otto Dix) de la vida porteña? Tu fina observación, la gracia de tus líneas, las inteligentes y graciosas bajadas de los epígrafes me hacen pensar en un libro sobre Buenos Aires autosustentable. Creo que sí podemos encontrar 1.000 porteños o visitantes dispuestos a llevarse un bonito libro sobre esta ciudad en sus bolsillos.

Cordialmente,

Guido INDIJ
editor




PS: Por supuesto, quedan a tu disposición. Se me ocurre que podés necesitar el de Berlín-Buenos Aires que es un dummie.

--------------------------------------------------------------------------

Mañana desayuno con un querido colega y autor Esteban Castromán. Le dediqué varias horas a la lectura de su manuscrito y tengo buenas observaciones para hacerle. Se las brindaré con placer, aun sin tener en claro si voy a editar su obra o no. Me llevará al menos hora y media o dos horas extra. Lo menos que voy a hacer es hacerlo pagar el café y la medialuna!

Asi que ya saben, autores... En tanto para Uds. el único costo de enviar el manuscrito que han escrito es el imprimirlo y pagar una estampilla, para un editor leerlos es un trabajo a veces ingobernable. Si quieren tener éxito, entrenles por la panza!