11/5/10

Dice Clarin

Editores independientes
Podría decirse que las editoriales independientes, indies, chicas, de autor, caminan por los arrabales. Pero caminan. Y se hacen ver. Una de las formas de hacerse lugar es juntarse. Y eso hicieron este año: en el pabellón Amarillo expusieron Eterna Cadencia, Bajo la luna, Cactus, Caja negra, Cebra, Entropía, Paradiso y Tinta limón.

Guido Indij, de La Marca Editora y secretario de la Alianza de Editores Independientes de la Argentina por la Diversidad Bibliográfica (EDINAR), dice: "La oferta de formación profesional este año fue inferior respecto de años anteriores, pero la presencia de compradores del exterior fue más nutrida". Y agrega: "Los editores chicos tenemos que estar. Pero es una actividad desgastante que insume una gran inversión y nos distrae de nuestra principal actividad: hacer buenos libros".

Este año la Cámara de Libreros (CAPLA) nombró a Constanza Brunet, de Marea, Editora del Año. Brunet, presidenta de EDINAR, dice que "es imposible para una editorial nueva reunir el puntaje suficiente para obtener un stand en una ubicación digna, aun si tiene los medios económicos". Sin embargo, siguen participando. ¿Por qué? "Se pueden cerrar ventas para que nuestros libros estén en el interior de la Argentina y en otros países de habla hispana. Y están los mediadores de la cultura: docentes, periodistas, bibliotecarios. Ellos pueden asegurarnos una existencia prolongada".