15/12/06

La historia sigue así

Quise hablar con Adriana por Skype, pero se cortó la conexión
Asi q me caminé hasta L´apostrophe, el bar wifi de al ville
Cuando vuelvo, 23:15 hay un chabón esérando para entrar al Hotel
Claro a las 23 cierran todo
La llaves de la habitación funcionan para arir la puerta de abajo
Pero este hombre, no entendí si no ya se había registrado o no, cuestión q no tenía llave.
Le abrí
No había nadie en la recepción
Me cuenta que es un escritor, un historiador, menciona a Ode, la egiptóloga que conocí ayer, que ella le reservó el hotel. Jean-Paul, el dueño de Actes-Sud lo habia invitado a cenar, bebieron, se hizo tarde
Asi que decidí invitarlo a dormir a mi habitación, que es grande, tiene 4 camas.
En fin, duerme en el cuarto de adelante, si mañana publico esto en el blog, quiere decir que este Jean-Claude no es un asesino, solo un escritor distraido con suerte de encontrarse con un argento generoso
Y vaya a saber, quizás la historia recorre los interminables pasillos de Actes-Sud y me gano un poroto para el puchero