2/8/06



Charla con un editor portátil, duradero y asequible

Circo-crilollo-xguido.jpg

Guido Indij es editor de lamarcaeditora y AsuntoImpresoEdiciones. También es director de la librería y distribuidora Asunto Impreso. También ha publicado sus reflexiones sobre imagen y fotografía en medios nacionales e internacionales. También es quien publicó Hasta la victoria, stencil! y Proyecto Cartele - generando records de ventas. También… mejor paro! (no, uno más: también nos acompañará en el vol1 de PechaKuchaNight, definitivamente, le gustan los desafíos). Comencemos…

May - Leyendo entrevistas previas que te han hecho, noté que tenés un concepto muy desestructurado de lo que es un libro y de cómo puede llegar a ser. Entonces, te desafío una vez más: ¿qué es un libro?
Guido - Querida May, acepto tu desafío: Un libro es un nuevo formato de vehiculizar información. Es una tecnología de punta. LIBRO son las siglas de Líneas Informativas Basadas en Reconocimiento Óptico. El LIBRO supone un gran avance tecnológico: sin cables, sin baterías, sin nada que deba conectarse o encenderse. Su manejo es tan sencillo que hasta un niño puede utilizarlo. Compacto, portátil, puede usarse en cualquier sitio incluso si nos hallamos en un sofá junto a la chimenea y aun así es lo bastante potente como para contener tanta información como un CD-ROM. He aquí como funciona: El LIBRO se confecciona a partir de una secuencia numérica de hojas confeccionadas con derivados de la madera finamente comprimidos, conocidos también como papeles (reciclable), cada una de las cuales es capaz de contener millares de bits de información.
Las páginas se unen mediante un artefacto denominado cartivana, que mantiene las hojas en su correcta secuencia. La llamada Tecnología del Papel Opaco (TPO) permite a los fabricantes utilizar ambas caras de la hoja, con lo que se duplica la densidad de información y se reducen los costos. Los expertos se hallan divididos en cuanto a las perspectivas de futuros aumentos de la densidad de información; por el momento, los LIBROS que contienen mayor información sencillamente utilizan más páginas. Cada una de las páginas se analiza óptimamente y la información resultante queda directamente registrada en el cerebro humano. Cualquier movimiento a través del flujo informativo se lleva a cabo de forma digital: un leve gesto con el dedo le lleva a uno a la página siguiente. El LIBRO puede utilizarse en cualquier momento mediante el mero hecho de abrirlo.
M - Suena muy virtuoso, ¿qué más?
G - Al LIBRO no le afectan golpes o caídas ni precisa un ocasional reinicio, aunque, al igual que otros artefactos de visualización de datos, puede resultar inutilizable si se deja caer al agua. La función de “búsqueda” le permite a usted trasladarse de manera instantánea a cualquier página y avanzar y retroceder como desee. Muchos incluyen una función llamada “índice” que indica con gran precisión la situación exacta de cualquier información seleccionada para su instantánea localización. Un accesorio opcional, el “MARCALIBRO”, o señalador, le permitirá abrir el libro en el sitio exacto en que lo dejo en una sesión previa, incluso aunque usted hubiera cerrado el LIBRO.
El MARCALIBRO se adapta a los criterios universales de diseño; por tanto, un único MARCALIBRO puede utilizarse en LIBROS de distintos fabricantes. Y a la inversa, en un mismo LIBRO pueden utilizarse numerosos MARCALIBROS si el usuario desea registrar varios aspectos a la vez. El número de estos queda limitado tan solo por el número de páginas del LIBRO.
También puede usted introducir notas personales junto a las entradas del LIBRO mediante unas herramientas de programación, los Ligeros Artilugios Para Introducir Conceptos Especialmente Señalados (LAPICES).
M – en resumen…
G - Portátil, duradero y asequible, el LIBRO esta teniendo una excelente acogida y se lo considera precursor de toda una nueva ola de entretenimiento. Además, sus atractivos son tan evidentes que miles de creadores de contenidos se han comprometido a dedicarse a este formato, según se sospecha, los inversores son numerosísimos. Cabe esperar muy pronto una verdadera oleada de nuevos títulos.
sello-guido-por-ABB.jpg
M - Habrás notado que en amazon y otros catálogos, junto al precio del item aclaran peso, medidas y páginas. ¿Creés que el consumidor evalúa estos parámetros de volumen para ver si un libro es caro o no? ¿Qué te produce esto?
G - Mirá, la anotación del peso tiene más que ver con una herramienta interna, de logística que con otra cosa. Sin duda, para muchos compradores, es una herramienta útil para basar una decisión de prorrateo de gastos de correo. El número de páginas, si, creo que puede ser un dato que el lector medio utilice para saber si está por comprar un libro que justifique el precio de venta pulicado, pero claro, vos y yo sabemos que esa relación, precio de tapa vs. Número de páginas es al menos sospechosa. En cuanto a la medida y otros datos tecnicos y descriptivos, la verdad es que no creo que el comprador le preste demasiada atención.
Para darte un ejemplo: nosotros publicamos libros de arte. Me suele ocurrir que el día de la apertura de una muestra, descubro que la obra que emplacé en página en el catálogo en el que trabajé durante meses, no tiene relación alguna con la imagen que de ella me había hecho, a pesar de haber tipeado yo mismo el pie descriptivo en el que figuran técnica y medida.
Es lo que te pasa la primera vez que ves Las Meninas en El Prado. No tiene relación con lo que de ella viste o sabés.
Quiero subscribir a las palabras de mi admirado colega suizo Lars Mueller cuando le preguntaron dónde compraba sus libros: “¡En una librería, por supuesto! Alli puedo tocarlos, compararlos, dejarlos y dudar sobre lo que quiero comprar. Las librerías son los mejores lugares para comprar libros. Y son importantes especialmente para mis libros. En la red, son palabras en el aire, y son intercambiables. Cuando se toman con la mano tienen peso, textura, contenido. Por eso, los libros necesitan una librería. Compre sus libros allí. Su librero y yo se lo agradeceremos.”
M - Contanos sobre Asunto Impreso 2010 y el concepto de libros añejados…
G - El nombre del proyecto es malo. Se llama 2010 porque lo inauguramos en el 2000. Pero ya nos quedó desactualizado.
Es concepto es simple: guardamos libros. Los añejamos. Los libreros de viejo compran libros usados, o de una biblioteca entera rescatan lo mejorcito y lo ponen a la venta. Nosotros compramos los libros nuevos, que consideramso tendrán valor en el futuro, y nos comprometemos (con nuestro proyecto) a no ofrecerlos por el término de una década. Es un buen proyecto, porque la realidad nos ha demostrado que durante los últimos años, los libros de arte y fotografía se han convertido (cada vez más) en fetiches. Ese es una dimensión de los objeto libro que nos interesa trabajar, como editores y como libreros.
M - ¿un ejemplo?
G - Hoy, un libro de fotografía del que se editan 1000 o 2000 ejemplares a U$S100 o U$S150 puede agotarse en 2 meses y encontrarse en páginas especializadas de internet a U$S1000 antes del año. Nosotros entendemos y aprovechamos esa circunstancia, pero también asesoramos y alentamos a nuestros lectores para que construyan un patrimonio bibliográfico a nuestra par.
M - Suena interesante! Una vez dijiste “el editor independiente es un surfista y un tanguero”, ¿nos explicas qué significa eso?
G - Creo que ya me abusé del espacio que me diste y no creo que pueda explicar en pocas líneas los motos de aquella conferencia. Surfer, lo usé en tanto un editor independiente se encuentra solo, con su pequeña tabla, en un inmenso mar, enfrentando fuerzas de la naturaleza, tiburones, sus propias limitaciones… y debe usar su habilidad, experiencia y fuerza para aprovechar las energías de las olas… en el campo de lo ideal, crear olas.
M – y tanguero…
G - Tanguero, porque nos encontrarás siempre llorando, por la falta de espacios en las librerías, de dineros disponibles, de espacios de crítica que no estén entregados a los anunciantes, por la traición de los autores que cuando los ayudaste a crecer se van con “las multinacionales”.
M – Me imagino. Hoy se escuchan frases como todo vale, no hay reglas. ¿En dónde quedó nuestra capacidad de ser críticos? ¿De editar conscientemente?
G - La última Barcelona lo pone asi de ácido: “Una encuesta revela que el 88% de los argentinos aceptaría una dictadura militar a cambio de un plasma”. ¿Duro no? Bueno supongo que el “todo vale” es para aquellos cuyas convicciones sean más endebles. En qué parte de esa infranqueable división de ciudadanos quedamos, lo dejamos a consideración de los lectores. En todo caso, tanto en nuestros libros más sesudos de la Bibioteca de los Confines, como en los Cine DD2 que se leen en solo 9 segundos, el desarrollo de la capacidad crítica de los lectores, es una de nuestras premisas de trabajo.
M - Por último, ¿me ayudás editando contenido? Hacé y respondé la última pregunta vos solito.
G - Sos viva, vos, ¿eh?
M – jaja… puede ser… por algo quise que estés presente en el evento y te hice la nota: no dudaba que tenías cosas interesantes para decir y compartir. Muchísimas gracias, Guido.

Me gustaría recomendar su blog y su photolog porque los 6min40seg en PKN no le van a alcanzar!

En: conversaciones — June 15, 2006


  1. guido, tengo una pregunta: es verdad que podemos pensar en un maso de cartas como libro???
    slds, yo.

    yo soy yo - June 20, 2006 @1:50 pm
  2. que significa asequible????????? marina de santiago (chile)

    marina - June 20, 2006 @1:51 pm
  3. significa algo así como accesible, creo. guido, yo te voy a ver! tom

    tomas el duque - June 20, 2006 @1:52 pm
  4. “pensar en un maso de cartas como libro”?
    cómo no se me ocurrió!

    bueno, en realidad, desde el año 97 que estamos con Wolfang Luh dandole vueltas a la edición de un maso de cartas de artistas.
    cada artista diseña una carta (obviamente, del lado de los números, ya que del lado de la trama deben ser todas iguales para que se pueda jugar)…

    lo pensamos en una tirada limitada, aunque eso no es codición escencial

    alguien tiene una objeción para que llamemos a nuestro maso, ‘libro de artista’?

    guido indij - June 20, 2006 @6:08 pm
  5. cero objeción en que sea considerado un libro, aunque da para llamarlo de formas más creativas, no? no digo “abarajame la bañera” ni nada demasiado loco, pero el concepto cartas, maso, barajas, naipes, o whatever deberia estar… pienso en mkt supongo.

    yo soy yo - June 21, 2006 @9:27 am
  6. cada palo contaría una historia? seguiría una trama, un perfil común?
    me lo imagino casi como un “elige tu propia aventura” de acuerdo al orden de las cartas, muy complicado, no?
    besos!! May

    May - June 21, 2006 @9:31 am
  7. MAY:
    Cada palo contaría una historia…
    No se nos había ocurrido.
    Lo tomamos.
    Cada palo, a su palo.

    YO SOY YO:
    podemos llamarlo de la manera que nos ocurra
    Pero en términos de MKT, libro no es una nomenclatura debil. De hecho tiene su propio canal de circulación. A propósito, es un canal que manejamos bastante bien.
    Quiero decir, no solo si lo “llamamos” libro, sino, si lo “consideramos” libro… entonces es un libro, lo hacemos circular en librerías (que son nuestros clientes naturales), lo compras como libro y lo ponés en tu biblioteca. Aunqeu puedas jugar a las cartas… o cuidarlo como una rareza.

    Guido Indij - June 23, 2006 @3:17 pm