21/11/02

Panta-Rhei
Heraclito vivió en Berlino, donde todo lo que no fue otra cosa, cambiará en los próximos meses... ?

te enterás cuando llegás desde frankfurt en tren al zoologischerbahnhof

de hecho dudo que haya otra ciudad con mayor concentración de grúas

el postdamer platz es como una guerra, pero al revés. los edificios emergen como en ese flip de buenos aires que hizo melazzini

berlin es como un curso rápido de arquitectura moderna: rossi, libeskind, foster, rogers, ungers, piano, gehry, jahn, grimshaw, schultes, le corbu, mies

no se puede creer, juro, no se puede creer el nuevo edificio de bertelsman multimedia, es como el portal de bradenburg en edificio de oficinas, al lado de la biblioteca humboldt donde encuentro, como de casualidad un monumento, que ya advertido por sandra, reconozco desde lejos. es una baldosa de vidrio rectangular (de 1 x 2 mts ?) en el medio de una plaza empedrada. muy iluminado desde abajo, es solo visible a medida que uno se acerca y gana perspectiva, que permite apreciar la obra en su totalida, solamente cuando uno se para sobre ese vidrio, o lo circunvala una dos tres veces. elegimos lo segundo. si no nos paramos sobre el vidrio es más por respeto que por miedo a caernos dentro de la bilbioteca blanca vacía que hace referencia a los libros que en otras épocas se quemaron en esa mism aplaza. emoción. max saca un pañuelo y limpia el vidrio sucio y empañado por la llovizna. emoción.

es que el pasado flota intensamente en berlin. 3, 4 amigos mios forman parte de la pequeña comunidad de 1.500 judíos que retornan (como en rainer y milou de bayer) a berlin. en su mayoría son rusos. en los 182 dias anteriores y en los 182 días posteriores a la marcha neonazi anual que culmina en la sinagoga de oranienburgerstrasse, los pocos edificios de la comunidad judía estan militarizados, como los de casa. pero con menos bloques de cemento. la guardia se multiplica con la potenciación del conflicto israeli-palestino. no resulta facil entrar al edificio el viernes si uno no habla aleman o hebreo. lo más extraño es que el edificio, cuya fachada parece más una iglesia o una mezquita rusa, con cúpulas redondas y doradas, conserva en su interior espacios compartimentados y el espacio destinado a los servicios religiosos es mínimo y 40 asistentes colmaron las banquetas.

claudia me recomendo desde frankfurt que llame a la coleccion hoffman para concertar una visita guiada por su departamento, lo bien que hizo

richter es un cararrota y muestra en la única sala del deutsche guggenheim 8 paneles grises, semi espejados
si, solo eso
entre abstracto y figurativo (cuando hay alguien adelante)
ce pas mal

lógica (absurda) alemana. no solo los pasajes, todas las calles se numeran de la siguiente manera: los números son consecutivos y contiguos. o sea, el edificio número dos sigue al edificio número uno comenzando por uno de los extremos de la calle, hasta llegar al último edificio de esa cuadra y siguiendo en la siguiente. cuando la calle se acaba, la numeración prosigue en la vereda de enfrente y hacia el otro lado, hasta que el edificio 1 queda enfrentado al, digamos, 100. Y asi, el 2 al 99 y tal.

mientras uno va intentando descubrir en donde queda el número buscado, se distra entrando a los hoffe, que equivalen a los patios que dan su encanto a Oaxaca. pasajes internos, con entrada de carruajes y revestimientos de azulejos azules o dorados y billboards con las películas (casi todas con dub alemán) que dan en los cines del tercer piso, arriba de starbucks, en la puertita al lado de la librería que se especializada en guías y planos de la ciudad y al lado del fahrstation, la casa de venta y renta de bicicletas

cruzas sin querer a la calle de atrás, cruzando puertas que son oficinas de proyectos web o estudios de artistas, y a la derecha esta yamamura ito, que vende ese abrigo del que me enamoro. en frente trás unas banderas rojas y unas puertas enormes empapeladas con los carteles tipográficos de amores perros, un jardin de lajas cuadradas, flotantes y un jardín-bosque de cañas emplazadas en macetas negras, distribuidas en forma simétrica y axial. le digo a fiona, la hija de marula (fioni, en alemán, dice ella) que es un jardín mágico. y lo es, si se considera que al traspasarlo encontramos a la derecha una canasta gigante, de alambres forrados en plásticos tricolores que sirven de amahaca, pelotero y obra de arte, y a la izquierda una caja de vidrio espejado, que se transforma en bar moderno si es que uno encuentra la puerta y luego descubre hacia donde pivotea. con voluntad, las niñas que atienden saben enfriar una leche chocolatada caliente, hacer un bloddy mary que no esta en la carta o volver armar un cigarrillo

sin embargo, los hoffe más alucinantes son los que se improvisan en antiguas fábricas del este, donde conviven lo vacío y lo lleno. uno se pregunta porqué se le ocurrió entrar por esa entrada descuajeringada y al mismo tiempo se congratula por haberlo hecho.
nada pueda haber tras esa puerta oxidada, y sin embargo el "café-cantina" esta ahí y la sopa de kurbis (¨haloween´ dice el mesero, para explicar calabaza que no sabe como traducir al inglés) es más que aceptable.
hay otra puerta, mide, 3,5o mts (?). es una doble hoja de hierro. es increiblemente pesada y perfecta en su funcionamiento. es una galería inesperada, con on kawara, que es como un gran chiste y decide dejar (otra vez) todas las paredes blancas. pero lindas paredes, eh ?

el bar newton (de helmut, no de isaac), no vale la pena. debería seguir robando con taschen.

el museo pergamon es monumental. es un momumento al saqueo. 100 mts del portal de babilonia, la entrada al mercado de mileto, la plaza y la puerta del templo de pérgamo, y leones y afroditas....

el techo del reichstag es frío, la torre del alexanderplatz tiene ascensores mínimos por lo que decidimos no subir, pero (como me enseño mi amigo daniel una vez) con max y amy acordamos que le diríamos a todos los amigos que si lo habíamos hecho

los jardines del shloss charlottesburg son un buen descanso, aunque no haya donde sentarse a descansar. pero se larga a llover justo cuando llegás al fondo. miles de hojas de colores vuelan espectacularmente (como odio esa palabra cuando no esta aplicada a situaciones espectaculares!). los visitantes se esconden bajo un puente. recojo algunas hojas para un herbario que recién comienza.

alexandra invita a su casa y muestra su colección de flips

rosthschild también esta haciendo flips, casualmente al lado de la oficina de alexandra
me muestra también las 280 fotos que hizo de negocios que se llaman paraiso

del hamburgerbanhof salían los trenes a hamburgo, claro. pero ahora conserva en orden ascendente de impacto personal lichenstein, warhol, keifer, beuys, hirst, la biblioteca de acero de kiefer y, señores, saquense el sombrero, gursky
el colega christophs links, que durante 30 años no visitó otros paises salvo cuba y nicaragua (y mucho menos a sus amigos que vivían a una veintena de cuadras, pero del otro lado del muro), me pasea por la plaza kate kollowitz y por el kulturbrauerei, la ex cervecería donde esta su editorial. nunca había visto yo mesas de ping-pong de hierro, con redes de hierro en las plazas. la ex-torre de agua devenida en propiedad horizontal que me hace ilusión.

es mi cumpleaños, asi que amy me invita al unsicht-Bar Berlin, el Das Dunkelrestaurant para los amigos
o sea, dos horas a oscuras, atendidos por el solicito Enrico, que es ciego, pero tampoco habla inglés, asi que prometí no asustarla a amy y ella no ir al baño durante la comida.
prueben en casa, apaguen la luz!
amy me invita y yo me dejo invitar, calculo cuantos cientos de chicos comerían en argentina por ese importe, pienso que puedo hacer al respecto. se me ocurren un par de ideas para hablar con sandra a mi regreso.

la noche siguiente cenaremos goulash, igual que en mi cumpleaños (tan distinto!) del año anterior
lo cocina marcelo, el anfitrión, que no me alimentaba desde hacía ya tres años, cuando preparaba esa ensalada de verdes y mollejas fritas con parmessano en el dadá
marula me regaló una acuarela (o una témpera?) hermosísima y unas semillas de paraiso, para que haga con mi(s) paraiso(s) lo que yo quiera

me gusta barcelona y claro, londres y paris son las capitales de europa, pero si hubiera que elegir tres ciudades, berlín (que es la más parecida a NYC) tiene que estar

la casa de max y amy tiene que empezar a aparecer en las guías
uno se siente ahí tan a gusto como en la casa de lucila y olivier en madrid, adsl y movicom (cell en usa, mobile en uk, telefonino en italia, handy en alemania) incluidos

recomiendo el currywurst de la esquina, ahí donde va shroeder y la weisbier. después de la segunda cualquiera puede asegurar que la levadura esta viva, que baila y que lo saluda a uno
sin embargo no hay platos más restaurador que el swararma con humus o el falafel con salat en el babel de kastagnienalle, o en cualquier restaurante libanés (no tanto en los turcos, kurdos o chinos)

conte 79 palabras, que ya se en alemán, sin incluir Alles Cal (que no se como se escribe, pero viene a ser: claro) y Kein Problem, que se puede usar en el lugar del OK y tschuss!, para despedirse.